¿Me lo traduces? Translation Services

Guía para encontrar un buen traductor

En los foros y blogs sobre traducción, se tratan temas muy diversos que afectan al traductor y a su profesión. Se habla de formación, de autoempleo, de tarifas, de asociaciones, de memorias de traducción, se hacen consultas terminológicas, se comparten anécdotas, se dan recomendaciones y muchos buenos consejos entre compañeros, y un largo etcétera. También se habla sobre los clientes: si son buenos pagadores, si son malos, si existe el cliente perfecto…

Y pocas veces se piensa en aquellos clientes potenciales que, por primera vez, se ven ante la necesidad de encontrar un traductor y no saben muy bien por dónde empezar y en quién confiar su trabajo. Pensando en ellos, he elaborado a modo orientativo esta pequeña guía sobre cómo encontrar un buen traductor.

¿Qué tipo de traducción necesito?

En primer lugar, tendremos que identificar qué tipo de traducción necesitamos. Si se trata de una traducción jurada, es decir, si el documento que necesitamos traducir ha de tener carácter oficial, tendremos que acudir a un traductor jurado para que realice el encargo y certifique nuestro documento con su sello (para más información sobre traducción jurada recomiendo leer este enlace). En España contamos con una lista oficial de traductores e intérpretes jurados en ejercicio que puede consultarse en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Si, por el contrario, no es necesario que nuestra traducción tenga carácter oficial, entonces habremos de contratar los servicios de un traductor profesional –o bien de una agencia de traducción, dependiendo de las características del proyecto a traducir-que trabaje en los idiomas y especialización que necesitamos.

¿Dónde busco un traductor?

Aquí tenemos varias opciones:

  • Por recomendación. Podemos consultar a conocidos, compañeros o colaboradores que puedan recomendarnos traductores o agencias con los que ellos mismos hayan trabajado y hayan quedado satisfechos.
  • Guía telefónica. Podemos recurrir a la guía de teléfonos de toda la vida.
  • Asociaciones. También podremos encontrar un traductor a través de las asociaciones de traductores. Por ejemplo, a través de la página web de la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (Asetrad), donde puede hacerse una búsqueda por idioma, sector de especialización, país y provincia de residencia. O bien a través de la web de la Asociación Profesional Española de Traductores e Intérpretes (APETI).
  • Buscador de internet. Esta opción quizá sea la más rápida: solo hay que teclear en el buscador las palabras clave de lo que estamos buscando; por ejemplo: «traductor textos médicos alemán» o «intérprete de ucraniano».

 

¿Cómo sabré si estoy contratando a un buen profesional?

Independientemente de si encargamos nuestro proyecto a una agencia o a un traductor autónomo, solo sabremos que hemos contratado a un buen profesional una vez hayamos recibido el trabajo y comprobemos la calidad del mismo.

Sin embargo, siempre podremos tener en mente las siguientes pistas que podrán ayudarnos en nuestra elección:

1. Página web profesional. En su página web el traductor o agencia expondrá de forma clara los servicios que presta, los idiomas con los que trabaja y sus datos de contacto, como mínimo. En su web también podremos encontrar otros datos de interés: referencias de clientes, una sección donde se explique su formación o trayectoria, logo de pertenencia a alguna asociación profesional o si han conseguido alguna norma de calidad ISO o UNE, por ejemplo.

2. Actitud profesional del traductor. Cuando se establece contacto con el traductor o con el coordinador de proyectos de la agencia, nos hará una serie de preguntas sobre la traducción a realizar: en qué idioma está el documento y a qué idioma queremos traducirlo, las palabras del documento, el plazo de entrega que deseamos, etc. También nos informará de sus tarifas y nos preparará un presupuesto. Si aceptamos sus condiciones, nos hará firmar una hoja de encargo con todos los detalles del trabajo a realizar y dejaremos en sus manos nuestro proyecto.

3. Contacto. Siempre estará localizable en sus horas de oficina y responderá dentro de un tiempo razonable a las consultas del cliente.

4. Entrega del encargo. Siempre entrega la documentación traducida en el plazo acordado. En el caso de que por cualquier motivo se retrasara en la entrega, siempre avisa al cliente con antelación. En cualquier caso, el documento final presentará la máxima calidad: no tendrá errores de traducción ni faltas de ortografía.

5. Otras pistas. Si en el transcurso de la realización del encargo, al traductor le surgen dudas, siempre se pondrá en contacto con su cliente para resolverlas antes de acabar el trabajo; si tiene sugerencias sobre el proyecto, nos las comunicará; y muy probablemente, tras haber acabado y entregado el encargo, realizará un pequeño «control de calidad» y preguntará al cliente si ha quedado satisfecho con su trabajo.

A estos efectos, la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (Asetrad) ha publicado la versión en castellano de la Guía para contratar traducciones elaborada por la traductora Chris Durban. Para descargar este documento en pdf, sigue este enlace.

¿Me lo traduces? Translating Knowledge
trad@emrtraducciones.es